10 años de Domini Racing

📝 Aitor Domingo

Que el tiempo pasa rápido uno lo aprende conforme va sumando años a su casillero… pero lo cierto es que la década de aniversario de este proyecto ha avanzado a ritmo de WRC. Echando la vista atrás me doy cuenta de las muchas experiencias que he sumado desde que Domini llegó a vuestras pantallas.

Como algunos sabéis, mi pasión por los rallyes viene de bien pequeño. Mis padres llevaban ya desde los ’80 asistiendo a las cunetas hasta que en el año 1991 decidieron traerme a este mundo. Pasado un pequeño periodo prudencial para adaptarse a mi presencia (además coincidió que no había carreras) no tardaron mucho a llevarme a mi primer rallye. Corría el mes de mayo y el mítico Cales de Palafrugell llegaba a su decimoséptima edición. Siempre me han contado que el estridente sonido 🔞 del BMW M3 E30 de Jaume Pons, el padre de Xevi, me despertó y eché a llorar. Pese a no ser consciente del momento, a base de explicarme la historia este se ha convertido en mi primer recuerdo en este mundillo.

Quizá influenciado por aquellas fotos de los largos rallyes ochenteros tiradas por mi padre que ocupaban varios álbumes en casa, y las repetidas ocasiones en las que les pegaba una ojeada, no tardé mucho en coger una vieja cámara analógica y probar suerte en algunas pruebas que me gustaban, como el RACC de Artesa de Segre del 2000. Pero no fue hasta el año 2005 que decidí comprar mi propia cámara, ya digital, para seguir guardando recuerdos de las carreras.

Arriba: Algunas de mis primeras fotos “decentes”, tomadas con una cámara Sony DSC-L1 en el año 2006 en los rallyes Cantabria Infinita, Alcañiz y Vallespir.

Pese a costarme una fortuna, por lo menos para un chaval de trece años en aquella época, me enganché tanto que dos años después adquirí una cámara bridge de la marca Sony, a medio camino entre una compacta y una réflex. Ahí me di cuenta de lo mucho que me gustaba mejorar en las fotos y me tiraba horas y horas hojeando TODO RALLYES y AUTOhebdo buscando las mejores fotos en las que inspirarme, pensando en que algún día desearía ser yo quien firmara esas imágenes en las revistas 💭📸.

Fue entonces cuando en el Rally Osona de 2008 me enteré de un concurso fotográfico organizado por el piloto Albert Orriols, que corría con el Peugeot 206 WRC decorado del icónico verde de SIMM. Decidí apuntarme para probar suerte, aunque la cámara no era para tirar cohetes puse toda la ilusión del mundo para que saliera algún resultado decente. Pese a mi corta experiencia en este mundo, sorprendentemente me comunicaron días después que había finalizado empatado a puntos con el tercer clasificado pero que decidían darme también el premio correspondiente a esa posición. Más contento que un ocho colgué el póster del concurso en mi habitación y en casa me empujaron a dar un paso más.

¿Por qué no haces una web? 🤔

Arriba: Aspecto general de la página web durante los cuatro primeros años de vida de este proyecto.

Pues dicho y hecho, empecé a buscar nombres y a trastear con el Dreamweaver para diseñar mi propia página. Después de probar varias combinaciones con las palabras “Rally” y “Racing”, me decanté por unir la palabra Domini, de dominio de Internet, con Racing, y de ahí salió la marca con la que me di a conocer (muy humildemente) en el mundo de la competición, colgando las fotos y pequeñas crónicas en mi propio dominio web después de discutirme varias veces con los DNS, FTP y demás inventos informáticos del demonio.

2009 fue el primer año de un proyecto que lo único que pretendía en un primer momento era ser una motivación para seguir cámara en mano todas las pruebas posibles para poder mejorar mi técnica día tras día. No mentiré al decir que en mi mente rondaba la ilusión de que, al igual que yo hacía cuando era un chaval e iba a la biblioteca y me ponía al ordenador (antes Internet no llegaba tan fácilmente a todas las casas 😅) a mirar las fotos de las pruebas de otros campeonatos nacionales y regionales, alguien en la otra punta del mundo pudiese estar mirando las mías.

Arriba: Evolución del logo, que ha cambiado tres veces en diez años.

Quién me iba a decir que después de ser un lector fiel de revistas como AUTOhebdo y repasar minuciosamente las crónicas de las pruebas a las que había asistido el fin de semana anterior sería yo quien encadenaría palabras para contar lo sucedido y, lo que más me gustaba, ilustrar tales reportajes. Al año siguiente de empezar a contar mis cosillas por Internet tuve la oportunidad de escribir en la revista que tantas veces había leído.

Ha pasado una década y pese a llevar mucho tiempo sin escribir por hobby, que es lo que realmente marcó mis inicios, me he decidido a juntar teclas de nuevo. Mi único objetivo sigue siendo el de aprender como el primer día, y es que como bien reza el proverbio chino:

💬 “Conocer nuestra ignorancia es la mejor parte del conocimiento”.

Texto y fotos: Aitor Domingo | Noviembre 2020

©2009-2020 Domini Racing. All Rights Reserved.